Todo lo que quieres saber sobre el comercio electrónico

EL checkout, el agujero negro de las compras online

El agujero negro del eCommerce

Tenemos una tienda online con un diseño fantástico, contamos con una política de precios muy competitiva y los gastos de envío no son para nada excesivos, generamos mucho tráfico a través de nuestras acciones de marketing, muchos usuarios agregan productos en el carrito de compra y, cuando llegan al final del proceso de compra, abandonan ¿Por qué?

Son muchos los factores que influyen  en la venta online. Entre ellos no podemos dejar de descuidar una de las pantallas más importantes del proceso de compra: el checkout o pantalla de finalización del pedido. A continuación os ofrecemos algunos consejos para mejorar el checkout:

1.- Información clara y precisa.

El usuario tiene que tener clara la información del pedido que está realizando. Debemos tener visible en el checkout el desglose de productos de la compra y sus características. Junto con el nombre de los productos debe indicarse las características del mismo de manera que no genere dudas de lo que el usuario compra. Si compramos, por ejemplo, una camisa indicaremos junto al nombre la talla y el color.

También debemos incluir la posibilidad de modificar la cantidad o incluso de eliminar el producto del carrito. En algunas tiendas tenemos un botón de actualizar carrito para que los precios se actualicen en función de las modificaciones que ha realizado y en otras, al cambiar la cantidad o eliminar una fila del pedido se actualiza automáticamente. Los dos procedimientos son correctos, aunque siempre aconsejamos que cuanto más automatizado esté todo mejor. Eliminas así la posibilidad de que el cliente no haya clicado en el botón de “Actualizar carrito”.

2.- Evitar información innecesaria.

Hay que intentar evitar poner información que despiste al usuario de la acción de comprar. Muchas tiendas aprovechan el checkout para meter publicidad, recomendaciones de otros productos o artículos del blog. Hay que tener cuidado con estas acciones porque su abuso puede producir el efecto contrario.

Tenemos que evitar también la información innecesaria que pedimos a nuestros clientes para realizar la compra. Cuantos menos campos tenga que rellenar para hacer la compra, mejor. Que no de la sensación de que le pedimos más información para luego hincharle a campañas y promociones. Aunque depende del tipo de productos que se venden, la información no debería ser más que la del nombre, email, teléfono (opcional) y dirección de envío.

3.- Evitar sorpresas.

Deberíamos evitar las sorpresas en toda la tienda online, pero en especial en el checkout. No tiene sentido mostrar los precios en el catálogo sin IVA y que después incluirlo al final del proceso de compra, al menos en la mayoría de comercios B2C. En la venta B2B o en algunos sectores determinados sí que están más acostumbrados a ver los precios sin IVA, pero lo más común es que estén incluidos los impuestos en el precio final del producto ¿O acaso cuando compramos en una tienda física los precios que cuelgan de los productos no incluyen el IVA? Es incluso aconsejable indicar que los precios están con IVA. También es fundamental que en el checkout aparezca desglosado el precio para dar más información al cliente.

Otro tipo de sorpresas que debemos evitar es el coste del envío. Aunque muchas veces no depende de nosotros, es recomendable intentar reducir este coste, aunque el producto tarde más en llegar. Si ofrecemos más posibilidades al cliente mejor.

Remarcar que el pago es seguro es algo que debe estar presente en toda la web.

4.- One-Page Checkout

El reducir los pasos para realizar una compra es algo que el usuario te va a agradecer. Por ello siempre recomendamos el conocido One-Page Checkout. Aunque la información sea la misma, el hecho de que tengas todo en una sola página  es algo que solemos recomendar a nuestros clientes.

Un claro ejemplo de este tipo de checkout lo tenemos en la tienda de neumáticos Feu Vert. En la misma página escogemos si queremos montarlo en un taller, en qué taller y el horario que nos viene mejor para el montaje indicando también su coste.

Post realizado por Guillermo León, Consultor  Next-eCommerce